ıllı Internet y Tecnologías de la Información (2018)

internet, Hosting, dominios, seo, antivirus, banco de imágenes, páginas web, tiendas online

[Enciclopedia Online Gratuita] Diccionario de Internet y Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC):

ıllı Tesoro de la lengua castellana o española wiki: info, historia y vídeos


La información contenida en esta web debe ser considerada como información general, de carácter formativo, educativo o divulgativo, y no puede ser utilizada o interpretada como consejo o diagnótico médico, psicológico o de ningún otro tipo. Es posible que algunos datos mostrados no esten actualizados. Por ello, en caso de duda lo recomentable es consultar a un experto cualificado.


 


 

videos internet

salud  Tesoro de la lengua castellana o española 


Sebastián de Covarrubias comenzó a escribir el que sería su Tesoro en la primavera de mil seiscientos cinco. El trabajo lo efectuó en los años siguientes entre las urbes de Valencia y Cuenca. La avanzada edad del autor -sesenta y seis años al empezar el proyecto- hizo que desde la letraC redujese la extensión media de los artículos, a raíz del miedo a fallecer ya antes de terminar su obra.


La pretensión declarada por el creador era realizar un diccionario etimológico que indagara en el origen de las voces del castellano. El modelo eran las Etymologiae (seiscientos doce-seiscientos veintiuno), de San Isidoro de Sevilla, que había hecho lo propio con el latín. Covarrubias recoge la idea tradicional, ya presente en San Isidoro, de que el origen de la manera de la palabra está relacionado con su significado original, con lo que investigar la etimología equivale a descubrir el origen y el sentido profundo de las cosas. La calidad de las etimologías que plantea está en la línea de su temporada, tendente a las etimologías fatuas y forzadas. Covarrubias está particularmente interesado en localizar etimologías hebreas en castellano. Esto se explica por el hecho de que el hebreo era considerado la lengua primitiva de la humanidad, la lengua precedente a la confusión en la Torre de Babel, con lo que la lengua que más se pareciese al hebreo resultaría más perfecta y menos corrupta. También, Covarrubias tiene en psique las obras más recientes de lexicográfos de otros países, como el Diccionario copiosísimo de la lengua castellana y francesa (París, mil seiscientos cuatro) de Jean Pallet o bien el Trésor de la langue française de Jean Nicot (París, mil seiscientos seis), con "la idea de dar nueva a los extranjeros del lenguaje de España, y de su propiedad y elegancia, que es muy gran honor de la nación de España", conforme asevera en la "Carta preliminar al Tesoro" Baltasar Sebastián Navarro de Arroyta.


En palabras de Juan Miguel Lope Blanch, en el Tesoro «se suma la consideración del origen lingüístico de la palabra al estudio universal de su historia y de la historia de lo designado por ella». Por esta razón, en contraste a lo que ocurre en la lexicografía moderna, que estima que el diccionario debe recoger solamente informaciones lingüísticas, o sea, acotar los sentidos de la palabra y no contar peculiaridades del referente o bien objeto real, el Tesoro da rebosantes informaciones de tipo universal y no rigurosamente lingüístico. Además de esto, el Tesoro, como era frecuente en la temporada, recoge asimismo nombres propios (antropónimos, topónimos, orónimos, etcétera), de los que da rebosantes datos.


Una de las peculiaridades más reiteradamente señalada del Tesoro es el estilo personal que en él emplea su autor. Covarrubias introduce continuamente en los artículos la primera persona, manifestando creencias, haciendo divagaciones, contando historias y anécdotas propias y extrañas, etc.


Macroestructura


La macroestructura (organización del léxico recogido en el diccionario) consta de unas once entradas. Si contamos las palabras que no tienen entrada propia mas que son definidas en el artículo pertinente a otra, la cantidad aumenta a unas diecisiete conforme Martín de Riquer. Las peculiaridades primordiales de la macroestructura son:





  • Saltos y también incoherencias en el orden alfabético. La inestabilidad ortográfica propia de la temporada precedente a la normativa de la RAE aumenta el desorden en este sentido, puesto que una misma palabra puede aparecer definida en múltiples lugares escrita de diferentes formas. Covarrubias se declara partidario del criterio fonetista en ortografía, mas no siempre y en toda circunstancia es coherente con exactamente el mismo.
  • Concepción abarcadora del léxico que le lleva a incluir dialectalismos (sobre todo de Castilla la Vieja, Toledo y Andalucía), vulgarismos, tecnicismos, arcaísmos, etc.
  • La extensión de los artículos es dispar, desde las pocas líneas a las 8 páginas. La mayor parte se ubican entre las diez o bien veinte líneas.
  • En ocasiones organiza las palabras en familias léxicas, incluyendo como leimotiv solamente la palabra que considera raíz del resto, que no tienen artículo propio, lo que puede complicar la consulta.
  • En las palabras polisémicas, en ocasiones ofrece artículos diferentes para cada acepción y en ocasiones las incluye todas y cada una en exactamente la misma entrada.
  • Las variaciones gráficas o bien fonéticas de un mismo término las solventa a través de reenvíos de una manera a otra, si bien otras veces las junta sin más ni más en exactamente la misma entrada.
Página del Tesoro

Microestructura


La microestructura (organización interna de cada artículo lexicográfico) del Tesoro se identifica por una enorme heterogeneidad y una mezcla de datos lingüísticos y universales. En lo que se refiere a los lingüísticos, se encuentran:



  • definición
  • autoridades literarias que refrendan el empleo de la palabra
  • equivalencias en latín
  • etimología
  • refranes o bien otras construcciones fraseológicas en que interviene la palabra
  • derivados léxicos y otras palabras de exactamente la misma familia

La información de tipo universal entiende explicaciones sobre el objeto a que se refiera la palabra, cuestiones referidas a simbología, textos variados que ilustren el tema (literarios, científicos, doctrinales, etcétera), juicios morales y curiosidades, entre otros muchos.


Sin embargo, lo más frecuente es que no se hallen todos estos elementos en todos y cada artículo, sino más bien solo ciertos. Los más frecuentes son la definición y la etimología.


Entre finales de mil seiscientos once y mil seiscientos doce Covarrubias comenzó a trabajar en lo que sería el Suplemento a su Tesoro de la lengua española o bien de España. En él fue incorporando nuevas voces o bien ampliando los artículos ya incluidos en la obra. Se trata en suma de dos.179 artículos. La mayoría corresponden a nombres propios, con lo que no se trata de información lingüística, y solo cuatrocientos veintinueve pertenecen al léxico común, de los que doscientos diecinueve son entradas nuevas.Resalta sobre todo la atención prestada a los arcaísmos y los tecnicismos.


Covarrubias se sirve de un buen número de diccionarios en el momento de realizar el suyo. Los usa sobre todo para hallar las etimologías de las palabras castellanas y, en el caso de las de latín, para aportar su equivalencia latina.


En cuanto a diccionarios de latín emplea sobre todo los de Elio Antonio de Nebrija, sobre todo el conocido como Léxico de España-latino (Dictionarium ex- hispaniensi in latinum sermonem, ¿mil cuatrocientos noventa y cuatro, mil cuatrocientos noventa y cinco?), si bien asimismo el Diccionario latino-de España (Lexicon hoc est dictionarium ex- sermone latino in hispaniensem, mil cuatrocientos noventa y dos). Además recurrió de manera frecuente al Diccionario latino del italianoAmbrosio Calepino.


Para los palabras helenos cita sobre todo el Lexicon (mil quinientos ochenta y nueve) de Ioannes Scapula, un Lexicum graecum que podría ser el de Benito Arias Montano y otras obras. Para el francés, el Dictionariolum latino graeco gallicum (mil quinientos sesenta y cuatro) de Horacius Tuscanella, entre otros muchos. Para el alemán, su primordial fuente es Goropius Becanus y sus Produzcas Antuerpiae (mil quinientos sesenta y nueve).

La Real Academia Española tuvo en cuenta el Tesoro en el momento de realizar su Diccionario de Autoridades

La edición príncipe del Tesoro tuvo una tirada de mil ejemplares. Semeja que el éxito de la obra en su tiempo no hubo de ser muy grande, puesto que no se hizo otra edición hasta mil seiscientos setenta y cuatro, cuando el sacerdoteBenito Remigio Noydens lo publicó nuevamente con unas Sumes. El material nuevo fueron apenas trescientos veintiseis entradas, en su mayor parte de tipo universal y con informaciones extraídas, habitualmente, del Glosario de voces oscuras, de Alejo de Venegas.


El reconocimiento a la tarea de Covarrubias no llegó hasta el momento en que, tras la fundación de la RAE en mil setecientos trece, esta lo tomó como un referente de primera importancia para su proyecto primordial, la redacción de un enorme diccionario del de España, que realizaría con el Diccionario de Autoridades (mil setecientos veintiseis-mil setecientos treinta y nueve). En el prólogo de este, los académicos reconocieron el trabajo predecesor del canónigotoledano. Conforme Fernando Lázaro Carreter, «la Academia estudió, utilizó extensamente y adoró el diccionario de Covarrubias».


Otros diccionarios siguientes tomaron como fuente el Tesoro, particularmente los diccionarios plurilingües de de España y otro idioma del siglo XVII: el Thresor de deux langues françoise et spagnole (París, mil seiscientos dieciseis) de César Oudin; el Ductor in linguas (Londres, mil seiscientos diecisiete), de John Minsheu, o bien el Vocabolario italiano y también spagnolo (Roma, mil seiscientos veinte), de Lorenzo Franciosini.


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es   Internet y Tecnologias 





Está aquí: Inicio > [ INTERNET ] > ıllı Tesoro de la lengua castellana o española wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas