ıllı Internet y Tecnologías de la Información (2018)

internet, Hosting, dominios, seo, antivirus, banco de imágenes, páginas web, tiendas online

[Enciclopedia Online Gratuita] Diccionario de Internet y Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC):

ıllı Plano de Barcelona de Miquel Garriga i Roca wiki: info, historia y vídeos

videos internet

salud  Plano de Barcelona de Miquel Garriga i Roca 


wikiDetalle del plano de Barna de Miquel Garriga i Roca, mil ochocientos sesenta y dos. Fichero Histórico de la Urbe de Barna.

El Plano de Barna de Miquel Garriga i Roca es un conjunto de documentos cartográficos elaborados por el arquitecto técnico municipal Miquel Garriga i Roca entre los años mil ochocientos cincuenta y nueve y mil ochocientos sesenta y dos, considerados de suma importancia en la historia de la cartografía de Barna.


El diez de diciembre de mil ochocientos sesenta y dos el arquitecto técnico Miquel Garriga i Roca (el Masnou, mil ochocientos ocho-Barna, mil ochocientos ochenta y ocho) entregó al Municipio de Barna una cartera con todos y cada uno de los documentos cartográficos que, desde mediados de mil ochocientos cincuenta y nueve, había ido realizando relativos a la compañía del Plano de Barna. La mayoría de estos documentos, todos manuscritos, se conserva en el Fichero Histórico de la Urbe de Barna. Con esta entrega se ponía fin a un proyecto cartográfico cuyo origen es la Real orden de veinticinco de julio de mil ochocientos cuarenta y seis, que forzaba a todos y cada uno de los municipios españoles con un número elevado de habitantes a levantar un plano geométrico a escala 1:1.250 de su núcleo urbano, en el que había que representar, además de esto, un plan general de alineaciones de calles y plazas.


Cuando se decretó esta real orden la carta más detallada que había entonces de Barna era el Plano geométrico de la urbe de Barna, trazado en mil ochocientos cuarenta y dos a escala 1:4.000 por el arquitecto técnico municipal Josep Pero i Vila. Por otra parte, si bien el Municipio de Barna no disponía entonces de ningún plan general de alineaciones de las calles y plazas, cabe decir que el 90 por ciento de las calles de la urbe tenía planos de alineaciones.


En octubre de mil ochocientos cuarenta y siete, tras múltiples requerimientos del gobernante civil de Barna, el Municipio de Barna ordenó al arquitecto técnico Pero i Vila que se ocupase del cumplimiento de la citada real orden. Mas la enclenque base técnica y económica del consistorio barcelonés hizo que este encargo se fuera retrasando una vez tras otra. Por último, en el mes de julio de mil ochocientos cincuenta y uno, Pero i Vila entregó un plano geométrico de la urbe de Barna a escala 1: mil doscientos cincuenta que no contenía ningún plan de alineaciones. Esta deficiencia y el hecho que los responsables del urbanismo barcelonés considerasen, en mil ochocientos cincuenta y dos, inadecuada esta escala para representar un plan general de alineaciones de la urbe de Barna, alteraron los planteamientos cartográficos establecidos hasta ese momento.


Como consecuencia de este cambio de orientación, el arquitecto técnico municipal Francisco Daniel Molina entregó al Municipio de Barna, en el mes de agosto de mil ochocientos cincuenta y dos, una propuesta de trabajos cartográficos en la que se establecía, entre otras muchas cosas, la necesidad de levantar un plano general de la urbe a escala 1:1.250 y 4 planos parciales a escala 1:300, uno para cada uno de ellos de los distritos en que estaba dividida entonces la urbe. Unos planos en los que había que representar el plan de alineaciones de las calles y plazas de la urbe. Esta propuesta fue objeto, en el mes de septiembre de mil ochocientos cincuenta y dos, de ciertas modificaciones por la parte de la Comisión de Obras del Municipio de Barna, que deseaba que en los planos que se levantasen estuvieran representados, además de esto, el parcelario urbano y las redes generales de agua, alcantarillado y gas de la urbe.


No obstante, el elevado costo de estos trabajos cartográficos y la enorme inestabilidad a nivel político de la temporada hicieron que, hasta mayo de mil ochocientos cincuenta y cuatro, las gestiones para realizarlos se detuvieran. Entonces, el Municipio de Barna creó una comisión de arquitectos municipales, encabezada por Antonio Rovira y Trías, con el encargo de ponerlos en marcha, mas no es hasta abril de mil ochocientos cincuenta y seis que recuerda encargárselos al arquitecto técnico municipal Miquel Garriga i Roca, el que había presentado una propuesta para aceptar la ejecución.


Sin embargo, el encargo queda en suspenso por la áspera liquidación del Bienio Progresista el verano de aquel año y la compañía del plano de Barna quedó nuevamente paralizada hasta un par de años después. El nuevo cambio político que se genera con la llegada al poder del general Leopoldo O'Donnell, un político liberal de carácter reformista, dejó activar, de nuevo, el proyecto y en el mes de enero de mil ochocientos cincuenta y nueve el Municipio de Barna y el arquitecto técnico Miquel Garriga i Roca firman una nueva y terminante contrata para levantar el plano de Barna.


Aunque Garriga i Roca estimaba que había empezado a trabajar en este plano a fines de mil ochocientos cincuenta y cinco, las primeras labores cartográficas se empezaron en el mes de marzo de mil ochocientos cincuenta y nueve. Garriga i Roca se ocupó, primeramente, de las operaciones de triangulación. La red de triángulos que diseñó se apoyaba en una base primordial, formada por una línea recta que unía, por medio de la Rambla, el campanario de la iglesia de Belén con la azotea del entonces edificio del Banco de Barna. Desde esta base central hizo partir 2 bases secundarias, que dividían la urbe en 4 zonas de poligonación diferentes. Una vez conseguido el valor de estas bases, empezó a observar los ángulos de los triángulos de cada zona con un teodolito de la casa Troughton&Simms. Una vez hechas estas operaciones, emprendió los trabajos de nivelado con la intención de conseguir la altimetría de la urbe.


Tanto en estos trabajos de triangulación y de topografía, como en los de planimetría, que realizaría desde la segunda mitad de mil ochocientos cincuenta y nueve, Garriga contó con la ayuda de un distinguido conjunto de técnicos con una buena capacitación cartográfica, como es el caso del arquitecto técnico Carles Gauran o bien los maestros obreros Narcís Labran y Pasqual Guàrdia. A mediados de mil ochocientos cincuenta y nueve, Garriga i Roca se vio obligado, por orden del entonces regidor de Barna Josep santa-Maria, a dejar los trabajos cartográficos relativos a la urbe de Barna para dedicarse a levantar una detallada cartografía urbana del distrito de la Barceloneta. Un alzamiento que lo tuvo ocupado hasta mediados de diciembre de mil ochocientos cincuenta y nueve, instante en que volvió a emprender los trabajos cartográficos relativos a la urbe de Barna.


A continuación y hasta inicios de mil ochocientos sesenta y uno, Garriga i Roca estuvo trabajando en la planimetría de Barna.En el mes de septiembre de mil ochocientos sesenta y uno, entregó al Municipio de Barna los últimos trabajos estipulados en la contrata firmada en mil ochocientos cincuenta y nueve que todavía le faltaban por hacer: el plano de alineaciones de calles y plazas y la representación cartográfica de las redes de agua, alcantarillado y gas. No obstante, estos no fueron los últimos trabajos relativos al plano de Barna acometidos por Garriga i Roca. De esta manera, hasta diciembre de mil ochocientos sesenta y dos estuvo trabajando en 3 operaciones cartográficas diferentes:



  1. la preparación de una nueva cartografía del distrito de la Barceloneta
  2. la adecuación de la cartografía de Barna a la nueva normativa de cartografía urbana establecida en una real orden de diecinueve de diciembre de 1859
  3. la realización, de manera conjunta con el asimismo arquitecto técnico municipal Josep Fontserè i Mestre, de un pormenorizado conjunto de planos de nivelado de la urbe de Barna.

Finalmente, tal y como se ha señalado al comienzo, el diez de diciembre de mil ochocientos sesenta y dos Garriga i Roca entregó al Municipio de Barna una cartera con prácticamente todos los documentos cartográficos que formaban una parte de la compañía del plano de Barna. Unos documentos cuya mayor parte se conserva en el Fichero Histórico de la Urbe de Barna, y que son todos manuscritos.[1]? Teniendo presente el elevado número de mapas entregados, se pueden reunir, conforme su escala y género de representación, en diferentes bloques o bien conjuntos cartográficos.


Así, primeramente, hay que hacer referencia a un bloque formado por 2 planos generales. El primero, el Plano de Barna con el trazado del relieve del terreno y construcción del mismo, a escala 1:1.000 y con curvas de nivel equidistantes 0,5 metros (mil ochocientos cincuenta y nueve), es el documento cartográfico más viejo en el que el relieve de la urbe de Barna está expresado a través de curvas de nivel. Y el segundo, el Plano topográfico-geométrico de la urbe de Barna y proyecto de reforma general, a escala 1:2.000 (mil ochocientos sesenta y dos), forma la auténtica síntesis de los trabajos cartográficos llevados a cabo entre mil ochocientos cincuenta y seis y mil ochocientos sesenta y dos. Su lectura deja conseguir información sobre un elevado número de cuestiones como la topografía de la urbe, su parcelario, el estado de conservación de las construcciones o bien el plan de alineaciones elaborado por Garriga i Roca.


En segundo sitio, cabe refererir un conjunto de 5 planos a escala 1:2.000 y 1:5.000 y con data 1 de junio de mil ochocientos cincuenta y nueve, dedicados a representar la red de triangulación desarrollada por Garriga i Roca. En tercer lugar, hay un conjunto de 4 planos de la urbe de Barna a escala 1:500 y con data 1 de septiembre de mil ochocientos sesenta y uno, en los que aparecen representados el plan de alineaciones propuesto por Garriga i Roca y las redes de agua, alcantarillado y gas. En cuarto sitio, hay otra serie de 4 mapas a escala 1:500 y con data 1 de junio de mil ochocientos cincuenta y nueve, relativos a los distritos de Barna. Estos planos forman una documentación cartográfica de clase rigurosamente administrativa, en la que están representados los límites de los distritos y distritos de Barna.


En quinto sitio, hay que hacer referencia al primordial conjunto cartográfico elaborado por Garriga i Roca: los planos parcelarios a escala 1:250 de la urbe de Barna, más conocidos como quarterons. Este conjunto está formado por ciento diecinueve hojas de tamaño diverso, en las que está representado el parcelario urbano de la urbe y la antigüedad de las construcciones, como una valiosa información sobre las operaciones topográficas efectuadas por Garriga i Roca. Los quarterons forman, por otra parte, un inventario pormenorizado de prácticamente todos los elementos públicos que conformaban la Barna de mediados del siglo XIX (iglesias, fuentes, teatros, mercados, monumentos, etcétera).


En sexto sitio, hay que refererir otro conjunto cartográfico fundamental: las plantas geométricas a escala 1:100 de las construcciones públicos de Barna, de las que se han localizado, por el momento, dieciocho hojas.


Por último, hay que hacer referencia a la serie de mapas que levantó del distrito de la Barceloneta. Una serie formada por el Plano de la Barceloneta a escala 1:500 (mil ochocientos cincuenta y nueve); el Plano topográfico-geométrico de la Barceloneta, playa, puerto y zona anexa de la urbe con el proyecto de reforma y ensanche a escala 1:2.000 (mil ochocientos sesenta y dos); el Plano parcial geométrico de los distritos marítimos que componen la población de la Barceloneta a escala 1:1.000 (mil ochocientos sesenta y dos); el Plano geométrico de la Barceloneta con expresión del nombre de plazas, paseos y calles, numeración de las casas, su estado de firmeza y distribución de la planta baja de las construcciones públicos a escala 1:1.000 (mil ochocientos sesenta y dos); y un atlas o bien Álbum de dibujos que entiende los planos parciales de las manzanas, calles y demás vías públicas, apartadas o bien agrupadas a la escala de 1 por trescientos con la proyección horizontal del alcantarillado, tuberías de aguas y cañerías de gas, con quince hojas parcelarias (mil ochocientos sesenta y dos).


El plan general de alineaciones de calles y plazas proyectado por Garriga i Roca no se aplicó jamás, mas los trabajos cartográficos que hizo, entre mil ochocientos cincuenta y seis y mil ochocientos sesenta y dos, dotaron a la urbe de Barna de una cartografía moderna y científica que venía a llenar el plano del Plano de Barna levantado por el ingeniero Ildefonso Cerdá en mil ochocientos cincuenta y cinco. Merced a estos trabajos, desde mil ochocientos sesenta y dos, el ayuntamiento de Barna dispuso de una cartografía afín a la que tenían, desde hacía cierto tiempo, ciertas primordiales urbes de Europa occidental como París, la villa de Madrid o bien Milán.


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es   Internet y Tecnologias 

Está aquí: Inicio > [ INTERNET ] > ıllı Plano de Barcelona de Miquel Garriga i Roca wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas