ıllı Internet y Tecnologías de la Información (2018)

internet, Hosting, dominios, seo, antivirus, banco de imágenes, páginas web, tiendas online

[Enciclopedia Online Gratuita] Diccionario de Internet y Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC):

ıllı Homúnculo wiki: info, historia y vídeos

videos internet

salud  Homúnculo 


Paracelso hizo la primera mención de un homúnculo en De homunculis (c. mil quinientos veintinueve-mil quinientos treinta y dos), y De naturaleza rerum (mil quinientos treinta y siete).

El término semeja haber sido utilizado por vez primera por el alquimistaParacelso, quien una vez aseveró haber creado un homúnculo al procurar localizar la piedra filosofal la que uno de sus beneficios es la "juventud eterna". La criatura no habría medido más de treinta centímetros de alto y hacía el trabajo por norma general asociado con los golems. No obstante, tras poco tiempo, el homúnculo se volvía contra su autor y escapaba. La receta para crearlo consistía en una bolsa de lignito, mercurio, fragmentos de piel o bien pelo de cualquier humano o bien animal del que el homúnculo sería un híbrido. Todo esto tenía que sepultarse rodeado de estiércol de caballo a lo largo de cuarenta días, tiempo en el que el feto estaría formado dentro de la Tierra.


Hay asimismo variaciones citadas por otros alquimistas. Una de ellas implicaba emplear mandrágora. Las opiniones populares mantenían que esta planta medraba donde caía al suelo el semen que los ahorcados emitían a lo largo de las últimas conmociones ya antes de la muerte (o bien putrefacción en alquimia), además de esto, sus raíces tiene una forma de forma vaga semejante hasta determinado punto a un humano. La raíz debía ser recogida ya antes del amanecer de una mañana de viernes por un can negro, siendo entonces lavada y «alimentada» con leche y miel y, en ciertas recetas, sangre, con lo que se acabaría de desarrollar en un humano en miniatura que guardaría y resguardaría a su dueño.


Un tercer procedimiento, convocado por el Doctor David Christianus en la Universidad de Giessen a lo largo del siglo XVIII, era tomar un huevo puesto por una gallina negra, practicar un pequeño orificio en la cascarilla, sustituir una porción de clara del tamaño de una alubia por esperma humano, sellar la abertura con pergamino virgen y sepultar el huevo en estiércol el primero de los días del ciclo lunar de marzo. Tras treinta días brotaría del huevo un humanoide en miniatura que asistiría y resguardaría a su autor a cambio de una dieta regular de semillas de lavanda y lombrices./P>

El término homúnculo fue más tarde utilizado en la discusión de la concepción y el nacimiento. En mil seiscientos noventa y cuatro, Nicolas Hartsoeker descubrió «animalúnculos» en el esperma de humanos y otros animales. La escasa resolución de aquellos primeros microscopios hizo parecer que la cabeza del espermatozoide era un hombre completo en miniatura. A causa de ahí se desataron las teorías que aseveraban que el esperma era en verdad un «hombre pequeño» (homúnculo) que se ponía en una mujer a fin de que creciera hasta ser un niño; estos llegarían después a ser conocidos como los espermistas. Se creía que ya desde Adán estaba encerrada toda la humanidad, que se iría transmitiendo a su descendencia. Esta teoría biológica dejaba explicar de forma congruente muchos de los misterios de la concepción (por servirnos de un ejemplo, por qué razón precisa de 2). No obstante después se apuntó que si el esperma era un homúnculo, idéntico a un adulto en todo salvo en el tamaño, entonces el homúnculo debía tener su esperma. Esto llevó a una reducción al absurdo, con una cadena de homúnculos «siempre cara abajo».


Por su parte Goethe asimismo popularizó el término, en tanto que llamó homunculus al pequeño ser que creó el viejo pupilo de Fausto; Wagner, a través de operaciones quirúrgicas.


Actualmente el término se utiliza de ciertas formas para describir sistemas que se piensa que marchan merced a los «hombrecillos» de su interior. Por servirnos de un ejemplo, el homúnculo prosigue siendo una de las primordiales teorías sobre el origen de la conciencia, que asevera que es una parte (o bien proceso) del cerebro cuyo cometido es ser «tú». El homúnculo se cita con cierta frecuencia asimismo en la cibernética, por razones afines o bien similares.

Homúnculo cortical

El término homúnculo se emplea asimismo generalmente para describir una figura humana distorsionada dibujada para reflejar el espacio sensorial relativo que nuestras partes anatómicos representan en la corteza cerebral. Los labios, manos, pies y órganos sexuales son sensiblemente más sensibles que otras unas partes del cuerpo, con lo que el homúnculo tiene labios, manos y genitales exageradamente grandes.


El doctor Wilder Penfield empleaba una imagen semejante para representar el cuerpo conforme la superficie del córtex motor que las controlaba en movimiento voluntario. En ocasiones visto como un mapa cerebral del cuerpo, el homúnculo motor es realmente un mapa de la asociación proporcional del córtex con los miembros del cuerpo. Asimismo refleja la propiocepción cinestésica, o sea, de qué forma se siente el cuerpo al moverse. Desempeña un papel primordial en el fenómeno de los miembros espectros y su opuesto, la desaparición de miembros anatómicos de la percepción consciente presente en determinadas lesiones cerebrales. Por servirnos de un ejemplo el pulgar, que se utiliza en miles y miles de actividades complejas, aparece mucho mayor que el muslo, que tiene un movimiento parcialmente simple. El homúnculo motor evoluciona con la edad y difiere de una persona a otra. La mano en el cerebro de un infante es diferente a la mano en el cerebro de un pianista. Este género de diferencias está abierto a introspección. Por poner un ejemplo, la mayoría de las personas pueden flexionar y extender la punta del pulgar a voluntad con bastante sencillez, mas parcialmente poca gente puede hacer movimientos equivalentes con el resto de los dedos. La diferencia se debe a las alteraciones en la organización funcional de las áreas del cerebro relacionadas.


En medida que el argumento del homúnculo explica un fenómeno en términos del propio fenómeno que se supone que explica (Richard Gregory, mil novecientos ochenta y siete) cae frecuentemente en el paralogismo y en el dialelo. Si bien no todas y cada una de las teorías que recurren a homúnculos merecen ser rechazadas, normalmente los argumentos del homúnculo acostumbran a ser falaces, especialmente si se les atribuye a los hombrecillos la realización de labores complejas.En la sicología y la filosofía de la psique los argumentos del homúnculo son exageradamente útiles para advertir los puntos en los que las teorías sobre la psique fallan o bien son incompletas.


Los argumentos del homúnculo son usuales en la teoría de la visión. Considere a una persona viendo una película. Esta ve las imágenes como algo extraño a ella, proyectado en una pantalla. ¿De qué forma puede acontecer esto? Una teoría simple podría plantear que la luz de la pantalla forma una imagen en las retinas de los ojos y que algo en el cerebro la ve tal y como si estuvieran en la pantalla. El argumento del homúnculo señala que esto no es una explicación completa pues todo cuanto plantea es situar a una nueva persona o bien homúnculo tras el ojo, mirando a la retina. Una teoría más compleja podría plantear que las imágenes en las retinas son trasmitidas al córtex visual donde son procesadas. Nuevamente, esto no puede ser una explicación completa por el hecho de que todo cuanto plantea es situar al homúnculo en el cerebro, tras el córtex. En la teoría de la visión el argumento del homúnculo inutiliza las teorías que no explican la «proyección», la experiencia que aparta el punto de vista de las cosas que se ven. (Amoldado de Gregory, 1987/1990.)


Un argumento del homúnculo debe elaborarse de tal manera que la conclusión sea siempre y cuando si se precisa un homúnculo, entonces la teoría está equivocada. Al fin y al postre, los homúnculos no existen.


Muy realmente pocas personas plantearían que verdaderamente hay un hombrecillo en el cerebro examinando la actividad cerebral. No obstante, estas propuestas se han hecho, como en las teorías del «hombre de paja» sobre la psique. Gilbert Ryle (mil novecientos cuarenta y nueve) planteó que la psique humana se reconoce por sus actos inteligentes (véase la regresión de Ryle). Ryle adujo que si hay un ser interior en el cerebro que dirigiera sus pensamientos entonces esto llevaría a un ciclo repetitivo absurdo o bien regresión antes que un pensamiento pudiese darse:


El argumento del homúnculo y el razonamiento de la regresión acostumbran a ser considerados iguales mas no es de este modo. El argumento del homúnculo asevera que si se precisa un hombrecillo para llenar una teoría entonces esta es errada. El razonamiento de la regresión asevera que un agente inteligente precisaría meditar ya antes de poder tener un pensamiento.


Si el argumento del homúnculo se aplica al inconveniente del agente inteligente se consigue un resultado tenuemente diferente del razonamiento de la regresión. El argumento del homúnculo aplicado a la teoría de Ryle sería expresado en concepto de si la cualidad mental de «reflexionar sobre cosas internamente» puede ser explicada por la teoría de que la psique consiste en «actos inteligentes» sin la necesidad de un homúnculo. La contestación, proporcionada por la propia lógica de Ryle, es que la reflexión interna precisaría al homúnculo para eludir que se transformara en una regresión infinita. Por lo tanto con estas suposiciones el argumento del homúnculo no apoya la teoría de que la psique se deba absolutamente a los actos inteligentes.


El ejemplo de la teoría de Ryle prueba otro aspecto del argumento del homúnculo en el que es posible atribuir a la psique diferentes propiedades como una «reflexión interna» que no son universalmente admitidas y utilizarlas argumentativamente para declarar que una teoría sobre la psique no es válida.


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es   Internet y Tecnologias 

Está aquí: Inicio > [ INTERNET ] > ıllı Homúnculo wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas