ıllı Internet y Tecnologías de la Información (2018)

internet, Hosting, dominios, seo, antivirus, banco de imágenes, páginas web, tiendas online

[Enciclopedia Online Gratuita] Diccionario de Internet y Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC):

ıllı Dataísmo wiki: info, historia y vídeos

videos internet

salud  Dataísmo 


Aaron Swartz, programador, emprendedor, escritor, activista político y hacktivista de Internet, quien se suicidó en dos mil trece, es considerado por Harari como el «primer mártir» dataísta.

«Si me solicitaran describir la filosofía en alza de hoy día, afirmaría que es el dataísmo», escribió el analista cultural David Brooks en el diario New York Times en el mes de febrero de dos mil trece. Brooks argüía que en un planeta con cada vez mayor dificultad, confiar en los datos puede reducir los cortes cognitivos y "iluminar patrones de comportamiento que aún no hubiésemos percibido".


En dos mil quince, el libro del cronista de tecnología del New York Times y una parte del equipo del Premio Pulitzer por Documental Explicativo 2013, Steve Lohr, Data-ism, examinó de qué forma el Big Data está convirtiendo la sociedad, usando el término para describir la revolución del Big Data.


Desarrollo por Byung-Chul Han


En dos mil catorce, el pensador y ensayistasurcoreanoByung-Chul Han manifestó en su libro Psicopolítica:


Desarrollo por Yuval Noah Harari


Tras publicar en dos mil catorce su libro Sapiens: De animales a dioses, con más de 1 millón de ejemplares vendidos y siendo de lectura recomendada por Barack Obama, Mark Zuckerberg y Bill Gates, el historiador y escritor israelí, maestro en la Universidad Hebrea de Jerusalén, Yuval Noah Harari publica en dos mil dieciseis «Homo Deus: Breve historia del mañana», en el que lleva la idea del dataísmo más lejos, situándola en su contexto histórico.


En Homo Deus, asimismo recomendado por Bill Gates, arguye que todas y cada una de las estructuras políticas o bien sociales contendientes pueden ser vistas como sistemas de procesamiento de datos: «El dataísmo declara que el cosmos consiste en flujos de datos y que el valor de cualquier fenómeno o bien entidad está determinado por su contribución al procesamiento de datos».


Harari plantea que «podemos interpretar que toda la especie humana es un solo sistema de procesamiento de datos, siendo cada uno de ellos de los humanos un chip». Después arguye que el conjunto total de la historia del humano puede leerse como un proceso de mejora de la eficacia de este sistema acrecentando el número y pluralidad de procesadores/chips del sistema, acrecentando el número de conexiones entre procesadores y también acrecentando la libertad de movimiento así como las conexiones existentes. Se puede leer una forma resumida de este razonamiento en el artículo de Harari en la gaceta Wired en dos mil dieciseis.


Harari llega a argüir que el dataísmo, como cualquier otra religión, tiene mandamientos prácticos. Un dataísta debería querer «maximizar el flujo de datos a través de la conexión de poco a poco más y más medios» y piensa que la libertad de la información es «el mayor bien de todos». Harari asimismo plantea que Aaron Swartz, quien se suicidó en dos mil trece tras ser procesado por liberar cientos de miles de artículos científicos del fichero en línea JSTOR de manera gratuita, podría ser llamado el «primer mártir» del dataísmo.


Escribiendo para el Financial Times, Harari arguyó que el dataísmo presenta un reto existencial a la ideología ética dominante del humanismo, que ve a los sentimientos humanos como la última autoridad del mundo: «el humanismo se encara ahora al reto existencial y la idea de libre arbitrio es conminada... Cuando los sistemas Big Data me conozcan mejor de lo que me conozco a mí, la autoridad se desplazará de los humanos a los algoritmos». Harari pronostica que la conclusión lógica de este proceso es que con el tiempo los humanos darán a los algoritmos la autoridad para tomar las resoluciones más esenciales de su vida, como con quién casarse, por poner un ejemplo.

Yuval Noah Harari en dos mil diecisiete. Conforme Harari, para el dataísta el flujo de información es el valor supremo y la libertad de la información es «el mayor bien de todos».

Según Harari,



  • Después de 4 mil millones de años de vida orgánica, la era de la vida inorgánica está empezando.
  • Los primordiales productos de la economía del siglo veintiuno no van a ser los textiles, los automóviles y las armas, sino más bien los cuerpos, los cerebros y las psiques.
  • Mientras que la Revolución Industrial creó a la clase obrera, la próxima gran revolución va a crear la “clase innecesaria”.
  • La forma en que los humanos han tratado a los animales es buen indicador de de qué forma los humanos mejorados van a tratar al resto.
  • El islamismo radical supone un reto imponiendo su resistencia, mas las religiones realmente sorprendentes van a salir de Silicon Valley, no de Oriente Medio.
  • La democracia y el mercado libre se desmoronarán cuando Google y Fb nos conozcan mejor de lo que nos conocemos mismos. La autoridad cambiará de manos: va a pasar de estar bajo el control de los individuos para ser propiedad de los algoritmos de la red.
  • Renunciaremos de manera consciente a la privacidad en la busca de una mejor salud.
  • Los humanos no lucharán contra las máquinas, se fusionarán con ellas. Nos dirigimos cara el matrimonio más que a la guerra.
  • La mayoría de nosotros no va a llegar a decidir de qué forma la tecnología afectará a nuestras vidas pues la mayor parte de nosotros no comprende esta tecnología. ¿Cuántos de nosotros, en verdad, votaron sobre de qué manera funcionaría Internet?

Además, Harari afirma que "desde una perspectiva dataísta, podríamos interpretar a toda la especie humana como un solo sistema de procesamiento de datos en el que los individuos hacen las veces de chips. En tal caso, asimismo podríamos comprender toda la historia como un proceso de mejora de la eficacia de este sistema, a través de 4 métodos básicos:



  • Aumento del número de procesadores.

Una urbe de cien habitantes tiene más potencia de cómputo que un pueblo de mil habitantes.



  • Aumento de la pluralidad de procesadores.

Diferentes procesadores podrían emplear formas diferentes de calcular y examinar datos. En consecuencia, emplear múltiples géneros de procesadores en un solo sistema podría acrecentar su dinamismo y creatividad: una charla entre un campesino, un sacerdote y un médico podría generar ideas nuevas que jamás aparecerían en una charla entre 3 cazadores-colectores.



  • Aumento del número de conexiones entre procesadores.

Tiene poco sentido acrecentar solamente el número y la pluralidad de procesadores si están poco conectados entre sí. Probablemente una red comercial que conecte diez urbes genere más innovaciones económicas, tecnológicas y sociales que diez urbes apartadas.



  • Aumento de la libertad de movimientos durante las conexiones existentes.

Conectar procesadores apenas es útil si los datos no pueden fluir de manera libre. Edificar carreteras entre diez urbes no va a ser realmente útil si están infestadas de ladrones o bien si algún sátrapa autócrata no deja que mercaderes y viajantes se muevan como deseen.

Los dataístas piensan que todo lo bueno (incluyendo el desarrollo económico) depende de la libertad de información. De tal modo que si deseamos crear un planeta mejor, la clave es liberar los datos.

En el último capítulo de Homo Deus: Breve historia del mañana, titulado "La religión de los datos", Harari expone de qué manera del mismo modo que el capitalismo, el dataísmo comenzó como una teoría científica neutral, mas ahora está mutando en una religión que pretende determinar lo que está bien y lo que está mal. El valor supremo de esta religión es el "flujo de información". Si la vida es el movimiento de información y si pensamos que la vida es buena, de ahí se deduce que debemos propagar y ahondar el flujo de información en el cosmos. Conforme el dataísmo —continúa Harari—, las experiencias humanas no son sagradas y Homo sapiens no es la cúspide de la creación y el predecesor de algún futuro Homo Deus. Los humanos son sencillamente herramientas para crear el Internet de Todas y cada una de las Cosas, que podría terminar extendiéndose fuera del planeta Tierra para cubrir toda la galaxia e inclusive todo el cosmos.


Este sistema galáctico de procesamiento de datos va a ser como Dios. Va a estar en todas y cada una partes y lo controlará todo, y los humanos están destinados a fusionarse con él.


Harari explica de qué manera esta concepción nos recordaría a otras religiones tradicionales: en el hinduismo se piensa que los humanos pueden y deben fusionarse con el ánima universal del cosmos: el Atman. Para el cristianismo la muerte une a los Santos con Dios y aísla a los pecadores de su presencia.


Identifica como un dataísta de Silicon Valley a Raymond Kurzweil, a quien llama profeta dataísta, de quien afirma que emplea un lenguaje salvífico. Como prueba, su libro de premoniciones se titula La Peculiaridad está cerca, una reminiscencia del grito de san Juan Bautista: "el reino de los cielos está cerca" (Mateo 3:2).


Para Harari, la tecnorreligión más valiente va a buscar "recortar completamente el cordón umbilical humanista". Tal tecnorreligión "prevé un planeta que no gire cerca de los deseos y las experiencias de ningún ser humanoide. ¿Qué puede reemplazar los deseos y las experiencias como origen de todo sentido y autoridad? En dos mil dieciseis, solamente una aspirante está sentada en la sala de espera de la historia, esperando la entrevista de trabajo. Esta aspirante es la información."


Harari arguye que el dataísmo mantiene que el cosmos consiste en flujos de datos y que el valor de cualquier fenómeno o bien entidad está determinado por su contribución al procesamiento de datos.


Bill Gates, en un artículo en su página personal recomendando la lectura de Homo Deus, cita las palabras de Harari en las que declara que el mayor bien ética es acrecentar el flujo de información y que el dataísmo no tiene nada contra las experiencias humanas. "Sencillamente los dataístas no piensan que tengan un valor intrínseco."


Gates responde que "el dataísmo no ayuda a organizar las vidas de las personas, por el hecho de que no tiene presente el hecho de que las personas siempre y en todo momento van a tener necesidades materiales. Aun en un planeta sin hambrunas ni enfermedades, proseguiríamos valorando el asistir, interaccionar y cuidar los unos de los otros."


Al comentar sobre la caracterización de Harari del dataísmo, el analista de seguridad Daniel Miessler piensa que este no presenta el reto a la ideología del humanismo liberal que Harari afirma, por el hecho de que los humanos van a ser capaces de opinar simultáneamente en su relevancia y en la de los datos.


El propio Harari advierte sobre ciertas críticas que se le pueden hacer al dataísmo, como el inconveniente de la consciencia, sobre la que el dataísmo no es muy probable que pueda lanzar algo de luz. Los humanos asimismo pueden descubrir que los organismos no son algoritmos, sugiere.


Otros analistas, como Terry Ortleib han examinado hasta qué punto el dataísmo presenta una amenaza distópica para la humanidad.


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es   Internet y Tecnologias 

Está aquí: Inicio > [ INTERNET ] > ıllı Dataísmo wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas