ıllı Internet y Tecnologías de la Información (2018)

internet, Hosting, dominios, seo, antivirus, banco de imágenes, páginas web, tiendas online

[Enciclopedia Online Gratuita] Diccionario de Internet y Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC):

ıllı Ampolleta (navegación) wiki: info, historia y vídeos

videos internet

salud  Ampolleta (navegación) 


wikiAmpolleta reversible en un soporte de 4 columnas«Ampolleta» redirige acá. Para el dispositivo que genera luz, véase Lámpara eléctrica.

Se llama ampolleta, en navegación marítima, al viejo instrumento utilizado para medir (mejor dicho querer) el tiempo. Generalmente se empleaba una ampolleta de treinta minutos. Se utilizaba asimismo una más pequeña (de 28s. o bien 14s. de duración) así como la corredera, para medir la velocidad del navío en nudos. Originalmente constaba de 2 botellas de vidrio puestas una sobre otra y conectadas por el extremo con un cilindro. El progreso de soplado del vidrio dejó desde un instante dado hacerlo de una sola pieza. El bulbo lleno de arena o bien material afín (virutas finamente molidas de estaño o bien plomo) se ponía en la parte superior y por efecto de la gravedad, la arena fluía de manera lenta y constantemente cara la mitad inferior. Una vez había fluido toda la arena a esta mitad inferior, se podía virar la ampolleta para medir otro periodo.


La ampolleta no era un factor muy preciso para medir de forma fiable el correr del tiempo, había múltiples factores que podían afectar la duración del flujo de arena: la humedad en la ampolleta, la homogeneidad en la finura de la arena, el diámetro interior del cilindro de interconexión gastado por el flujo de arena, la situación aproximadamente horizontal, el efecto de los movimientos de aceleración o bien desaceleración del navío, todos podían influir en el flujo de la arena, y por ende en el tiempo medido.

Sarcófago (trescientos cincuenta dC), que representa la boda de Peleus y Tetis (ampliación con el reloj de arena a cargo de Morfeo)

Al contrario que su precursor, la clepsidra o bien reloj de agua, El origen del reloj de arena no está claro, se piensa que su invención pudo celebrarse en el viejo Egipto.



  • Según el Instituto Americano de la ciudad de Nueva York, la clepsammia o bien reloj de arena fue inventada en Alejandría alrededor del ciento cincuenta aC.


  • Según el Diario de la Asociación Británica de Arqueología las llamadas clepsammias estaban en empleo ya antes de la temporada de San Jerónimo (trescientos treinta y cinco dC), a quien se acostumbra a representar con una calavera y una clepsamia, entre otros muchos símbolos.


  • La representación más vieja de un reloj de arena preservada hasta nuestros días se halla en un sarcófago de data trescientos cincuenta dC., en sus paredes hay un bajorrelieve que representa la boda de Peleus y Tetis. Fue descubierto en la ciudad de Roma en el siglo dieciocho, y estudiado por Wincklemann en el siglo diecinueve, quien comentó que había un reloj de arena en las manos de Morfeo.
Templanza con un reloj de arena; Alegoría del Buen Gobierno 'detalle de Lorenzetti ", 1338

Desde la temporada romana desaparece por completo de los registros históricos hasta el momento en que se vuelve a introducir en la Europa medieval.


Hacia el siglo octavo hay una mención por la parte de un fraile llamado Liutprando, que sirvió en la catedral de Chartres, Francia. Mas no fue sino más bien hasta el siglo catorce en que se comienza a ver generalmente, la imagen más vieja puede ser una representación en el mil trescientos treinta y ocho fresco Alegoría del Buen Gobierno de Ambrogio Lorenzetti.


El empleo de los ampolleta se ha registrado desde el siglo 14; Los registros escritos acerca de él eran en su mayor parte de los cuadernos de bitácora de los navíos europeos. Los registros escritos de exactamente la misma temporada mientan la ampolleta, y que aparece en las listas de provisiones de a bordo. Un registro temprano es un recibo de venta de Thomas de Stetesham, secretario de la nave Inglesa "La George ", en 1345:


La segunda referencia se halla en un extenso inventario de las cosas propiedad de Carlos V de Francia que estaban en su poder en el instante de su muerte el dieciseis de septiembre de mil trescientos ochenta. Hay un artículo que es un reloj de arena del estudio del rey en su castillo de Saint Germain en Laye, que se describe de la próxima manera:


Este "orloge de mer" o bien "heures de naviguer" le fue mandado, como un regalo, cuando aún era solo un príncipe (siendo, en consecuencia, ya antes de mil trescientos cincuenta y seis cuando tomó el sitio de su padre en cárcel), por su tía Yolanda de Aragón, cuando le solicita un manuscrito de Juan de Mandeville, para traducirlo a la lengua aragonesa

Dotzè del Crestià (Valencia-mil cuatrocientos ochenta y cuatro)

Lo más interesante de la segunda referencia, la de Carlos V de Francia, es que un reloj de arena común se define como "ung grant orloge de mer" o bien "un enorme reloj de mar ", esto así como el hecho de que la primera explicación de su empleo en el mar aparece en el trabajo de Francesc Eiximenis "lo dotzé del Crestià" y que se lo dio como regalo su tía Yolanda de Aragón, sugiere que, en este periodo, la relevancia de un reloj de arena estaba generalmente relacionada con su empleo en el mar y su demanda de fabricación pudo haberse producido desde las necesidades de navegación de la Corona de Aragón, un poder marítimo del instante en el Mediterráneo.



  • Francesc Eiximenis en el "Dotzé del Crestià" charlaba de la guerra naval y de la disciplina y orden que cal observar en las galeras. En lo que se refiere a la medida del tiempo escribió lo siguiente:


  • Un tratado siguiente, el manuscrito francés Stolonomie de los años mil quinientos cuarenta y siete-mil quinientos cincuenta, afirma que cada galera debe llevar: “...Quatres ampoulletes à sablon pour mespartir les gardes à heures...”. Una oración muy afín a la catalana de Eiximenis.
Ampolleta en un soporte de 3 columnas.

Las ampolletas eran muy populares en los navíos, puesto que eran la medición de tiempo más fiable en el mar. En contraste a la clepsidra, el movimiento de la nave a lo largo de la navegación no afecta a la ampolleta. El hecho de que la ampolleta usa materiales granulares en vez de líquidos dejaba mediciones más precisas, en tanto que el agua de la clepsidra era propensa a condensarse en su interior a lo largo de los cambios de temperatura. Los marinos hallaron que la ampolleta era capaz de asistirles a determinar la distancia navegada por estima aun la longitud, (en grados al este o bien al oeste desde cierto punto), con una precisión razonable.


En la navegación de gran distancia a través del océano abierto, la ampolleta para medir lapsos de tiempo era un instrumento tan esencial como la brújula para conocer la dirección. Llevaba la cantidad de arena conveniente para medir un lapso de media hora, a cada vaciado de toda la arena se le llamaba una ampolleta y 8 ampolletas (4 horas), definían una guarda. La brújula y la ampolleta así como el registro en el diario de a bordo, de la velocidad medida con la corredera, dejaba al nauta trazar la situación de su navío sobre una carta de navegar. Multiplicando la velocidad por el tiempo que se había mantenido el rumbo, daba la distancia navegada, y la brújula mostraba la dirección del con rumbo a que se navegaba. Este es el procedimiento simple que lleva por nombre navegación por estima (abreviatura de cálculo estimado).


Para poderlo anotar con precisión, salvo en una urgencia, los cambios de rumbo (cambio de bordo en ajustada, orzada, caída navegando al través o bien trasluchada yendo con el viento de popa), se hacían en el instante de llenar una ampolleta, de esta forma el conduzco podía calcular con más precisión la distancia navegada en ese rumbo.


Hasta principios del s. XIX, en que se pudo navegar con las distancias lunares, la navegación por estima, contrastada de cuando en cuando con la medida de la latitud con el cuadrante (bastón de Jacob, astrolabio, octante) fue el único sistema al alcance de los nautas para navegar el globo, por eso la ampolleta fuera tan esencial para los nautas, si bien en tierra firme para saber la hora, ya hacía más de cuatrocientos años que se utilizaban relojes mecánicos (además de los de sol y las clepsidras).


No fue sino más bien hasta el siglo dieciocho que los hermanos Harrison, John y James, llegaron a edificar un reloj cronómetro marino que mejoraba significativamente la precisión de la ampolleta. Tomando en su cuarto prototipo elementos de diseño del reloj de bolsillo, llegaron a fabricar un reloj cronómetro marino capaz de medir el tiempo con suficiente precisión ganando el premio ofrecido por el Board of longitudes. En su segundo prototipo calcularon el viaje desde Inglaterra a Jamaica, con solo un fallo de cálculo de 5 segundos en mil setecientos sesenta y uno.


Se usó en los navíos para medir periodos de media hora. El timonel era el responsable de darle la vuelta. Empezaba con el sol de medio día, haciendo un toque de campana, tras media hora 2 toques, y de este modo consecutivamente. Mas si un marinero deseaba acortar su guarda, solo debía virar la ampolleta antes que estuviese absolutamente vacía.


En la preparación del viaje alrededor del planeta, Fernando de Magallanes logró dieciocho ampolletas para su flota, así como la confía de Carlos V, concedida en Barna, para encontrar la senda occidental del Maluco. Hacer virar los ampolletas era el trabajo de un sirviente del navío, para poder registrar el tiempo de navegación de la nave en todos y cada rumbo, para el cálculo por estima. Mediodía era la hora de referencia para la navegación, que no dependen del cristal, como el sol estaría en su cenit.Más de un ampolleta en ocasiones se fija en un marco, con diferentes cantidades de tiempo, por poner un ejemplo, 1 hora, cuarenta y cinco minutos, treinta minutos y quince minutos.


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es   Internet y Tecnologias 

Está aquí: Inicio > [ INTERNET ] > ıllı Ampolleta (navegación) wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas